Ventana de oportunidad vs política a la machimberra

El ciberespacio, el twitter y los medios de comunicación están plagados de interesantes, y no tan interesantes, análisis y opiniones sobre lo sucedido ayer.

En efecto, hay mucho que procesar y que decir, aunque hay cosas que, desde mi punto de vista, son incuestionables y sobre las que no pienso abundar.

La primera de ellas es la consolidación del liderazgo político de Henrique Capriles y su discurso de primeras horas de la madrugada es la mejor muestra del crecimiento y consolidación del mismo.

La segunda, es el despertar de las redes organizadas del movimiento opositor, que incluyen desde una mejor organización de la MUD y de las estruturas partidistas -las viejas, las no tan viejas y las nuevas- que hicieron la diferencia en el cuidado de los votos y en la participación de un importante grupo de Observadores Internacionales y que garantizaron testigos y logística para el desarrollo del proceso, así como varias declaraciones serias y oportunas en momentos clave; hasta una organización relámpago y voluntaria de los ciudadanos no militantes, en torno a sus familias y grupos de relación directa, para cuidar centros, acompañar a la logística de testigos y votantes y garantizar el traslado de las personas a votar. Creo que por fin estamos entendiendo que la ciudadanía política no se restringe solamente a tener opinión propia y poder expresarla, sino a organizarnos y trabajar, juntos y cotidianamente, para construir una mejor Venezuela.

Y la tercera, es que se afinó el dibujo de la distribución de Venezuela de acuerdo a sus preferencias políticas, ratificando que estamos divididos en dos opciones que se miran de tú a tú, y que una de ellas, no cesa de crecer.

Pero a lo que si me quiero referir con un poco más de detalle, es a que ayer se perfiló más claramente el contenido y mensaje de cada una de esas dos opciones: la opción de una Venezuela del progreso, de la paz y del reencuentro, pero con firmeza, seriedad y vocación de rescate institucional vs la de una Venezuela de la machimberra, la amenaza, el amedrentamiento, la división, la violencia y el manipuleo. Y quiero contrastar esta dimensión de lo sucedido, porque coincido con quiénes opinan que la reconstrucción de Venezuela, pasa obligatoriamente por la reconstrucción de un espacio de encuentro y convivencia entre sus habitantes, aunque, a la luz de lo sucedido ayer, es natural que mucha gente no vea ni esta tarea como factible, ni que ayer se amplió la ventana de oportunidad que tenemos para ello.

Y, para no perder la costumbre, puedo imaginar a todo el que llegado este punto dice: ¿y qué hace Olga  escribiendo en este tono, en lugar de estar caceroleando o en la calle? Pues debo decir que la proclamación ilegítima me interrumpió, pero después de escucharla disciplinadamente, retomo la escritura y sí, se amplió la ventana de oportunidad para la reconstrucción de un espacio de encuentro y convivencia en Venezuela. ¿A qué me refiero con ésto?

El contraste de las dos opciones en Venezuela, se expresó en los discursos, pero fundamentalmente en la narrativa que se puede leer en algunas intervenciones y especialmente en las prácticas utilizadas. Además, la expresión de esas opciones se puede apreciar también en diversos niveles, que son los mismos en los que debemos analizar si se puede y cómo construir el espacio de encuentro y convivencia en el país.

Sin la pretensión de hacer una taxonomía al respecto, podemos identificar 3 niveles de relación entre las partes: el alto liderazgo político, la vanguardia activa y la ciudadanía en general.

Voy a comenzar por el nivel de relación entre el liderazgo político de una y otra opción. Fueron muy claros los discursos de la madrugada, el del candidato del gobierno, el de Henrique Capriles y el del alto mando militar.

El centro del discurso de candidato del gobierno, fue el mantenimiento de la división como política desde el Estado, de la separación entre los “malos” y los “buenos”, la típica visión maniquea de la política y la exclusión obligada de la mitad del país, en consecuencia. Para este candidato, no importa la cantidad de quiénes no favorecemos su opción política, porque para él la minúscula diferencia señalada por el CNE en su conteo, se lee como una “amplia” mayoría que tiene todo el derecho del mundo a imponer a la minoría su proyecto y su punto de vista. Eso aderezado de cursilería y amenazas que no son novedad en su discurso, indica una precaria o inexistente visión de lo que significa vivir en democracia. (Les confieso que pensé que iba a tener que modificar alguna letra de este párrafo después de escuchar a Nicolás en la “proclamación ilegítima”, pero más de lo mismo, aderezado con lo que ya vivimos ayer, el apuro por “darle visos de institucionalidad” a algo que es ilegítimo y una expresión de la copia a su ídolo, la vocación por “reescribir” la historia).

Por su parte, el alto mando militar, quién constitucionalmente, así como el CNE (que triste el papelito de Tibisay hoy, por cierto), le corresponde mantener su imparcialidad y garantizar el reino de la institucionalidad, obligatoriamente tiene que incluirse como parte del liderazgo político de una de las dos opciones, porque desde hace tiempo, pero cada vez con más fuerza, se ha expresado abiertamente como seguidor de uno de los dos grupos.

Su vocería incluyó dos elementos que vale la pena mencionar: el primero es la absoluta contradicción al decir que haría respetar la voluntad del pueblo, pero, acto seguido, proclamando y felicitando el “triunfo” del candidato del gobierno; y el segundo fueron las “clases” sobre democracia que intentaron impartirnos. Es obvio que en eso, como país, no hemos cambiado nadita, porque siempre en nuestra Fuerza Armada, hay un grupo de efectivos que tienen vocación de “hermano mayor” de los ciudadanos, en cuanto a la construcción de la vida democrática del país, pero que en el fondo se creen con el poder y la moral para decidir nuestro destino. El problema de siempre agudizado porque, en este caso, no tienen mucha idea de lo que significa una vida en democracia. Creo que no les vendría mal tomar unas clasecitas con Elías Pino, por ejemplo.

Tanto el candidato del gobierno como los militares, en sus intervenciones, hicieron referencia a la Constitución, incluso blandieron el librito azul. No obstante, parece que no les queda claro que sabemos que no basta con mencionarla o blandirla como bandera, hay que cumplirla para poder comenzar a hablar de ella y de institucionalidad.

En contraste con esos discursos, el del candidato Hernique Capriles fue apegado a la institucionalidad y firme, sin remilgos ni cursilerías, retando al poder a jugar de verdad dentro de la democracia.

Pero en ese nivel, el del liderazgo, no sólo apreciamos la actuación y los discursos de los candidatos y el alto mando, sino también otros voceros. Ayer, los voceros del Comando Simón Bolívar y de la MUD, en su mayoría hicieron muy bien su trabajo con intervenciones oportunas, sensatas y bien argumentadas. Fue así ayer, pero también en los días precedentes en los que destacó por su seriedad y contenido, el acto de los Artistas en apoyo a Henrique Capriles, en el que hubo impecables intervenciones, entre las que destacan las de Elías Pino y Leonardo Padrón.

El tuit de la ministro

Eso no es precisamente lo que podemos decir de los voceros del gobierno y el alto mando que llenaron de insultos y amenazas sus intervenciones durante el tiempo de campaña. Los militares declarando su adscripción a una opción política específica, lo cual, como ya mencioné y todos sabemos, es violatorio de la Constitución y los civiles, con múltiples y descaradas intervenciones haciendo campaña durante el proceso electoral y fraguando amenazas abiertas y soterradas, hasta con chistecitos tristes como el de una ministro que, más que un chiste, constituye una apología a la violencia. (Aquí les dejo esta captura de pantalla para los que no sepan a qué me refiero)

Antes de pasar al segundo y tercer nivel de esta relación, debo agregar que, en este momento, se está iniciando una nueva violación, por parte del liderazgo del grupo del gobierno, de la institucionalidad del país, al forzar y apurar la proclamación de su candidato como presidente electo. Una clara maniobra por tratar de imponer a la machimberra un resultado electoral dudoso, pretendiendo ganar con fuera de las urnas unas elecciones altamente cuestionadas. (algunos agregados que encontrarán entre paréntesis los acabo de poner a propósito de la “proclamación ilegítima”)

El segundo nivel sobre el que quiero hacer algunas apreciaciones, es al que denomino la vanguardia activa. Se trata de un nivel intermedio de relación entre los dos grupos, que se da entre los exponentes de los activistas, militantes o no, de ambos sectores.

En este nivel, por un lado tenemos a los voluntarios, cientos de miles de personas que participaron como testigos que cuidaron las mesas, grupos organizados que trabajaron en la logística de los centros, en las salas situacionales organizando el apoyo y recopilando las denuncias, movilizadores de sus grupos de familiares y amigos o de desconocidos y por el otro, a los malandros de oficio, armados, paseándose a pié o en moto, encapuchados o no, amedrentando a la gente para que no se quedara sin votar, pero obligándola a marcar la cara de un candidato.

En este segundo nivel es importante aclarar que hay voluntarios que actúan de buena fe en los grupos que apoyan al candidato del gobierno, pero, lamentablemente, en ese ámbito, son una minoría, porque entre ellos predominan los “activistas a sueldo” y los “malandros de oficio”, que pueden ser pagados o no, pero que están armados y se divierten cumpliendo su labor de amedrentar.

En este nivel vivimos las más claras expresiones de diferencia entre las prácticas de ambas opciones, porque, por una parte tuvimos el placer de apreciar la entrega y madurez de muchos, su dedicación a pesar del temor que podían sentir por cumplir con su voluntariado en situaciones de riesgo, de tensión o simplemente adversas; y por la otra, vivimos la saña y agresión de los violentos, tratando de conservar el espacio político del grupo de gobierno, en las calles y con amedrentamiento.

Vimos grupos de motorizados pasando a amedrentar desde tempranas horas por los centros electorales, vimos personeros del gobierno plantados en algunos centros obligando a los ciudadanos a practicar un “voto asistido”, vimos a los malandros amenazar, disparar, agredir. Muchos son los casos, las denuncias, los videos, los relatos y las fotos que nos quedaron de ello. Vimos como también, esas prácticas aumentaban en la medida que avanzaba el día y se acercaban los escrutinios, pero vimos como se arreciaron a la hora del conteo y los cierres de mesa, cuando se agredieron a testigos para sacarlos de los centros y evitar que se hicieran las auditorías. No se trató de hechos aislados, sino de una práctica orquestada y organizada desde el poder.

En este nivel hay muchas cosas que decir, pero quiero hacer referencia a tres que creo deben prender más nuestras alarmas: la primera es la agresión a las personas que estaban presentes a la hora del cierre de los centros y que, como en el caso del Liceo Bicentenario de Turmero del Estado Aragua, sacaron a tiro limpio. Lo sucedido lo pueden ver en este par de videos (video 1 y video 2).

La segunda es la, sin precedentes, agresión a la sede donde estaba funcionando la Red de Observación Electoral que coordina Asamblea de Educación. En ese caso específico, llegaron 20 motorizados armados, a agredir a los voluntarios que allí prestaban su colaboración recibiendo y procesando el desarrollo del proceso electoral en una muestra de centros, en los que la Red despliega sus Observadores y documentando las irregularidades que se producían a lo largo del proceso. Una Red de Observadores acreditada por el CNE con una larga tradición cumpliendo esa función en nuestros procesos electorales. Allí llegaron, amenazaron, golpearon a uno de los que trató de oponerse a su agresión, rompieron y robaron equipos. No pudieron paralizar el trabajo de la Observación Electoral, porque se encontraron con un grupo de gente que no más salieron los malandros por la puerta, con mucha indignación y temor, pero con mucho más entereza y carácter, se reintegraron a sus funciones, recuperaron la estructura de la operación y continuaron cumpliendo con su trabajo. Quiero aquí expresar mi agradecimiento y reconocimiento a todos ellos. Aquí pueden leer una reseña de lo sucedido.

Y la tercera, es a la unidad “cívico-militar” que tanto ha sido cacareada por esta gobierno como parte estructurante de su propuesta política y que ayer se expresó, lamentablemente, con el apoyo irrestricto de algunos grupos de militares y milicianos a los actos de agresión a amedrentamiento de los malandros, aunque estuvieran encapuchados. Esta actuación, además de ilegal, es inadmisible en cualquier país que se denomine democrático, porque no es más que la expresión de la puesta de las armas al servicio de una parcialidad política y condena a todo el que no se identifique a la imposibilidad de participación.

Este nivel se ilustra en el contraste de estas dos fotos:

Los voluntarios de la Red de Observadores Electorales cumpliendo con su trabajo

Los voluntarios de la Red de Observadores Electorales cumpliendo con su trabajo

¿Esta es la única cara que tiene para mostrar la tan cacareada unidad cívico-militar?

¿Esta es la única cara que tiene para mostrar la tan cacareada unidad cívico-militar?

Este nivel obviamente, contrasta por la naturaleza de sus prácticas. No resulta fácil el encuentro y en algunos casos, lo posible, tendrá espacio cuando se recobre la institucionalidad y las cosas se llamen y se traten por sus nombres.

Y finalmente, hay un tercer nivel, el más importante, el nivel de relación ciudadano-ciudadano que es dónde estoy segura que podemos fraguar con mucha más firmeza nuestro espacio de encuentro, éste es, aunque no lo parezca, el más importante, el que permite reconstruir los puentes para la convivencia de verdad, pero además, es el que podemos trabajar directa y cotidianamente. Este, en el que se puede concentrar el mayor desconcierto y la molestia, es el nivel en el que tenemos la mayor ventana de oportunidad para el reencuentro con el otro. 

Y para reencontrarnos, no tenemos que ignorar las cosas que nos separan o nos enfrentan políticamente. No, por el contrario, tenemos que reconocernos diferentes, pero también identificar las coincidencias y trabajar a partir de ellas. Podemos estar ejerciendo nuestro derecho a la protesta, exigiendo la auditoría del 100% de los votos como estamos convocados para hacerlo en estos días, pero debemos hacerlo dialogando con el otro, expresando nuestras razones y debatiendo argumentos.

Ese es parte de nuestro trabajo ahora. Así como hablamos de convencer al que pensaba diferente y conquistar votos de los que apoyaban al gobierno pero eran sus críticos en estas elecciones, nos corresponde ahora, conversar con todos los que tengamos cerca y podamos explicarles por qué no se puede ignorar el resultado de estas elecciones y qué tipo de dinámica debería promoverse desde el poder para construir un país en el que entremos todos.

En este nivel, aunque provoque, no podemos dejarnos llevar por las pasiones y seguirle el juego a los violentos, encabezados en su discurso por el candidato del gobierno (así lo seguiré llamando hasta que se terminen de realizar las auditorías) En éste, estamos todos como ciudadanos y por ello estamos llamados a ubicar a nuestros familiares, amigos y conocidos que piensan diferente y que ayer expresaron su voluntad con o sin presiones y conversar con ellos sobre lo sucedido, sobre los resultados y sobre la intención del gobierno de legitimar, por la vía de la imposición, un resultado electoral sobre el que ellos mismos tienen dudas e invitarlos a participar con nosotros.

En éste nivel, podemos, con nuestras prácticas democráticas desmontar poco a poco la dinámica de la mentira, del miedo y la violencia como política de Estado y acompañar a nuestro liderazgo en la tarea que se propuso, con la que coincidimos y en la que aún se mantiene. 

En este nivel, de tú a tú, tenemos una ventana de oportunidad que aprovechar.

Anuncios

3 comentarios en “Ventana de oportunidad vs política a la machimberra

  1. EL MUNDO NO SERA DESTRUIDO POR LAS PERSONAS QUE HACEN EL MAL. SINO POR LAS QUE SE SIENTAN A VER LO QUE PASA. ALBERT EINSTEIN.
    POR LO QUE APLAUDO LAS REFLEXIONES DE OLGA

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s