¡Menos mal, regresó la normalidad!

Leo algunos mensajes en twitter y facebook que advierten el peligro, o plantean el temor, de que la gente deje las calles y el país vuelva a la “normalidad“. También leo mensajes de algunos oficialistas que celebran, con la llamada “toma militar de Altamira“, el regreso a ella.

Quienes tienen ese temor, o esa satisfacción, dependiendo del caso, creo que no entienden que ésta, la dinámica de protestas y represión que vivimos, es la nueva normalidad” que tenemos y tendremos, es la única “normalidad” posible en la Venezuela “revolucionaria”, la única “normalidad” viable para garantizar la supervivencia de quién excluye y desconoce al que piensa diferente y sólo sobrevive cuando logra asfixiar, hasta desaparecer, toda disidencia.

Si cesaran las protestas o cediéramos la calle, lo que vendría no sería jamás una vuelta a una “normalidad” precedente. Ni a la pasada reciente que esperan algunos oficialistas, ni a la pasada remota que añoran y desean algunos opositores.

Lo que vendría sería una evolución de la “normalidad” que vivimos, que obviamente, representaría una involución mayor en nuestra vida republicana.

En esa “normalidad” seguiría profundizándose la crisis económica, las empresas seguirían quebrando, los anaqueles estarían más vacíos, las colas se harían más incómodas y recurrentes y la gente se pelearía por agarrar el pollo que le corresponde esa semana, de acuerdo a lo que dice su tarjeta de racionamiento.

Nuestros jóvenes seguirían emigrando, pero lo harían por tierra, ya que sería más difícil conseguir pasaje en los pocos vuelos que entren y salgan de Venezuela. Mientras tanto, los “enchufaos” de turno pasearían por el mundo con dólares preferenciales o haciendo derroche de recursos mal habidos.

La delincuencia seguiría desatada, pero sentiría el reimpulso de la impunidad renovada, que le daría haber sido protagonista y artífice del éxito oficialista, a puños y tiros, en algunas de las batallas de esta guerra que el gobierno tiene con el pueblo. La Guardia Nacional y la Policía Nacional seguirían en las calles, en las salidas de los metros, en las paradas de buses, en las puertas de las universidades y en las esquinas, “sembrando paz“, requisando a todo el que circula y susurrando temor a sus oídos para que no se le ocurra pensar diferente.

Las cárceles seguirían en franco deterioro y los presos, políticos y no políticos, hacinados y con sus derechos humanos violados, frente al descarado y creciente privilegio que seguirían teniendo los pranes y sus mafias.

Las escuelas seguirían, algunas en terribles condiciones y otras remachadas y retocadas, pero en todas los docentes se verían obligados a aprender y replicar la religión-política, que coloca a Hugo Chavez a la derecha de Dios Padre, o en su lugar, según sea la tendencia.

Los hospitales seguirían sin insumos y las colas de enfermos esperando tratamiento u operaciones, crecería en medida inversamente proporcional a sus esperanzas.

En su esfuerzo por apagar toda opinión libre y disonante, veríamos más intentos de borrar la presencia de las voces disidentes en la Asamblea, allanando la inmunidad parlamentaria de nuestros diputados e imputándoles cargos de traición a la patria por defender nuestros derechos; también seríamos testigos todos los días, de esfuerzos para anular la acción de las personas y organizaciones encargadas de defender los derechos humanos; seguiría la confiscación del poder de las instancias de gobierno de los Estados y Municipios donde no ganó el oficialismo, a través de la reducción de sus presupuestos y de la instrumentación de mecanismos inconstitucionales de “gobierno” paralelo; y continuaría la expansión del monopolio gubernamental de los medios de comunicación, aumentarían las horas de amenazas e insultos en cadena nacional y se incrementaría la mordaza que se impone a periodistas y medios que se atreven a contar al país o al mundo, algo de lo que aquí realmente sucede.

Los empleados públicos seguirían siendo obligados a bajar la cabeza, a vestirse de rojo y a profesar lealtad a la “revolución” apoyando sus actos públicos y privados; terminaríamos de entregar la soberanía y el petróleo a Cuba y tendríamos comisarios políticos y soplones, cubanos y venezolanos, por todos lados. Crecería el número de “beneficiados” por las misiones, pero, por falta de recursos, su instrumentación apelaría a un método de asignación intermitente que dejaría a todos con la esperanza de que su cheque o su beneficio, saliera efectivamente en la tanda siguiente.

En esa evolución de la “normalidad” revolucionaria, se seguiría tejiendo, con la práctica, una instrumentación de la Constitución a la medida, que terminaría violando toda letra que resultara incómoda a la “revolución“; la renovación de los poderes públicos se haría con la señal de costumbre, dejando en los cargos de confianza a los que corresponda, según lo largo del enroque, o a nuevos militantes, tan leales a la “revolución” o más, que sus ocupantes precedentes.

En ella, el odio y la división se profundizarían y el enfrentamiento sería convenientemente callado, por el terror de las armas.

Aparentemente, nada cambiaría, pero todo sería progresivamente diferente.

Así que con la normalidad que tenemos o con la que le seguiría, en la lógica “revolucionaria“, sería imposible volver a algo que se le pareciera a la “normalidad” que unos desean o la que otros recordamos, con o sin nostalgia, porque el pasado, es pasado y ya no vuelve y porque la única “normalidad” posible con esta “revolución” es una que esté alineada a sus ideas y alineada con la sumisión.

Sin embargo, si asumimos al presente y al pasado como oportunidades de aprendizaje, hay una “normalidad” diferente, que sería posible y que, entre todos, podemos construir y hacer viable.

Una “normalidad” en la que Venezuela sean en efecto una República, con ciudadanos responsables y gobernantes, eficaces, eficientes, probos y éticos; con una institucionalidad, en teoría y práctica democrática; un país productor, próspero y creativo, con un Estado que garantice los derechos de todos, sin distingo, que trabaje a fondo por eliminar las desigualdades y la división social y que se encargue de promover una elevada calidad de vida para todos.

Construir esa “normalidad” requiere tiempo, dedicación y esfuerzo, entrega y sacrificios; requiere mantener nuestra voz de protesta, y simultáneamente, reconocer, respetar y aceptar al otro, para iniciar un cambio profundo juntos; requiere, en la intimidad, revisarnos en detalle y dejar los viejos hábitos que constituyen la “viveza del venezolano“; requiere salir a la calle día tras día a ser y construir un país diferente.

Que tengamos una u otra “normalidad“, de nosotros depende.

¡Nos vemos en la calle!

PS: Tal como dicta la “normalidad” y por sugerencia de algunos lectores, hice unos cambios en la “vista” del blog, pero las limitaciones de las plantillas disponibles, no dieron los resultados esperados, así que seguiré buscando opciones y mientras, disculpen el grotesco tamaño del encabezado y de las letras.

Anuncios

Cuando éramos felices…

No hay nada como pasar unos días con argentinos y uruguayos conversando sobre educación e inclusión, o en Virtual Educa en Medellín, sumergida en un debate sobre los retos que tiene la incorporación de las nuevas tecnologías en la educación; o finalmente, nada como estar un par de días en tierra patria, en la UCAB, en el Encuentro Internacional de Educación (#EIE_FT) organizado por la Fundación Telefónica conversando sobre cómo debe ser la educación del siglo XXI, para darnos cuenta de que hay un mundo de retos, discusiones y debates, que, como país, nos estamos perdiendo porque decidimos, por la romana vieja, permanecer en el pasado y enganchados en el círculo del rencor.

La inclusión en educación, en efecto, es un tema álgido y a pesar de todo el tiempo que lleva como parte de la agenda de pendientes, es un tema aún en ciernes a lo largo de Latinoamérica y de buena parte del mundo.

Las nuevas demandas de la sociedad, las competencias para afrontar las características de ciudadanía y productividad emergentes en el mundo actual, los cambios que estamos experimentando y lo diferentes que somos debido a dichos cambios,  las nuevas formas de relacionarnos, las viejas formas de aprender potenciadas por las nuevas tecnologías, la exigencia de modificar la forma de ver la vida, la educación y los roles que asumimos en ellas, son temas que ocupan a tirios y troyanos a lo largo y ancho del mundo, de América Latina y de nuestros países. En algunos, más intensamente que en otros.

Mientras eso sucede, mientras se da una efervescente dinámica constructiva, o algunos casos no tan constructiva (en otro espacio les contaré a qué me refiero), pero de todas-todas transformadora, una parte de nosotros está estancada mirándose el ombligo y preguntándose ¿por qué a nosotros, si no nos lo merecemos?; o echándole la culpa a alguien, a veces encarnado en una especie de entidad fantástica y superpoderosa que “nos domina” impidiéndonos actuar; o simplemente despotricando del otro, del que piensa y hace diferente, del que sólo por ser diferente se constituye en una amenaza inconmensurable para nuestra cotidianidad.

Cuando éramos felices y no lo sabíamos, es una frase que identifica muchas veces a quiénes encarnan esas actitudes. Sin embargo, cuando “éramos felices”, no todos lo éramos, había discriminación y exclusión de una parte importante de la sociedad venezolana; cuando “éramos felices”, también éramos una sociedad fracturada, aunque con menos odio y enfrentamiento expreso, pero con odio y enfrentamiento latentes; cuando “éramos felices” vivíamos en otra época en la que, como humanidad, éramos menos conscientes de nuestra responsabilidad ciudadana y comprendíamos menos el impacto de nuestras acciones y omisiones sobre el bienestar común; cuando “éramos felices” muchos pensaban que el bienestar común se lograba con la sumatoria del bienestar de cada ciudadano, sin tomar en cuenta que muchas veces el bienestar de unos se construye a costa del de los otros; cuando algunos “éramos felices” como individuos, no “éramos felices” como sociedad. Ahora, otros son felices como individuos y seguimos siendo infelices como sociedad.

En Medellín conversé con mucha gente, gente adorable por cierto, la mayoría colombiana, pero también de otros países de Latinoamérica. Muchos me abordaban para saber ¿qué nos había pasado como sociedad? ¿hasta cuándo nos duraría esto? ¿por qué nos dejamos impregnar de una mediocridad que, a los ojos de ellos, no nos pertenece? Estas, formuladas de diversas maneras, eran las preguntas que me hacían en casi la totalidad de las conversas.

Al principio me sorprendía lo informados que estaban los amigos de Venezuela sobre lo que nos sucede, ya sea desde una óptica crítica, neutral o hasta desde la óptica del gobierno. Luego entendí que, en efecto, las fronteras, como buenas construcciones sociales, no separan comunidades, familias, ni afectos. Hay más cosas que nos unen y nos identifican, que las que nos separan y si así es con gente que tiene una realidad nacional propia y diferente a la nuestra, debe ser más intenso para los que compartimos un territorio y una red de historias (porque no compartimos exactamente la misma historia, sino una red imbridacada de ellas)

Reflexionando mucho, desde la distancia, entiendo que lo que Dolors Reig (@dreig) dijo en Virtual Educa, aplicado a la ciudadanía y la educación, nos aplica como sociedad, “no nos hemos dado cuenta de lo diferentes que somos”, de lo cambiados que estamos como sociedad y como ciudadanos. Pero no, solamente desde la óptica de quiénes se sienten ajenos en su país, sino más profundamente en cómo nos entendemos y comportamos como ciudadanos, cuan conscientes estamos de lo que somos, de la responsabilidad que tenemos sobre la forma que ha tomado nuestra Venezuela y de lo que tenemos y debemos hacer para transformarla en una Venezuela con la que muchos más nos sintamos felices e identificados.

Si queremos responder a las preguntas que me formularon los amigos latinoamericanos, ¿qué nos había pasado como sociedad? ¿hasta cuándo nos duraría esto? ¿por qué nos dejamos impregnar de una mediocridad que, a los ojos de ellos, no nos pertenece? Podemos afirmar, sin temor a equivocarnos y aunque suene fuerte y a algunos les resulte injusto o antipático: que “nos pasamos nosotros”, que erradicaremos la mediocridad cuando deje de ser nuestra y eso sucederá cuando asumamos la determinación, como ciudadanos y como país, de cambiar de verdad.

Pero además, podemos decir con propiedad, que las semillas de esa Venezuela, el país con el muchos nos sentiremos felices e identificados, están germinando por muchas partes y no somos capaces de verlas o apreciarlas porque estamos obnubilados por el espiral del fracaso, de la derrota y del resentimiento.

Para ver esas semillas, sólo tenemos que cambiar el foco y mirar a los ojos de nuestros jóvenes, los que emplean su tiempo “libre” para acompañar a otros en su proceso de crecimiento. La gente de la juventud de algunos de nuestros partidos, la gente que participa formándose en experiencias como VIMUN (@VIMUN)  o la gente que se las juega con maravillosas experiencias como las de la Fundación Embajadores Comunitarios (@EmbComunitarios) en la Vega. Nombro tres, por nombrar a algunos con los que tuve el placer de compartir un rato un domingo en la mañana recién llegando de Medellín, pero como ellos hay mucha gente haciendo, construyendo, formándose, incidiendo, a la que deberíamos voltear a ver.

Sin embargo, no sólo se trata de cambiar el foco y ponerlo en esas experiencias para sentirnos felices de vivir en una Venezuela constructiva y creativa. No, también tenemos que voltear la mirada hacia adentro, preguntarnos qué sentimos por el país y por el otro, el que es diferente, el que hace cosas que probablemente no nos gusten o nos generen miedo, qué tan diferentes somos ahora, qué tanto hemos cambiado y en qué sentido, qué sentimos por nosotros mismos y sobre todo qué estamos dispuestos a cambiar en nosotros y en qué estamos dispuestos a invertir nuestro tiempo para participar en la construcción de la Venezuela que queremos; en definitiva, cómo estamos dispuestos a vivir para que en un futuro podamos mirar atrás y decir: “cuando éramos felices, como ahora y estábamos conscientes de ello”.